Ir a la Página Principal
ve a www.TuAmigoJesus.com Nuestra Página en Facebook Suscribete a Nuestra Lista de Correo Real Simple Sindication Videos Contacto Rápido por e-mail ve a www.TuAmigoJesus.com Sigue a TuAmigoJesus.com en Twitter



Sigue a TuAmigoJesus en Twitter

TuAmigoJesus en:

Marca este sitio
  ¿Qué es Marcar?
Consulta La Biblia en Línea Suscríbete a Nuestro Grupo

¿Qué Hago Con Mi Esposo Alcohólilco? 

Esta pregunta se repite en muchos hogares cada día, incluso se debate si el alcoholismo es un pecado o una enfermedad. Sepa que dice la Palabra de Dios y como puede ayudar a su esposo y a su familia a salir de este problema...

Cuando una persona en la familia es alcohólica, todos sufren. La mayoría hemos sufrido esto de una manera u o otra. Puede que usted sienta lo mismo que el Salmista: <Has sometido a tu pueblo a duras pruebas; nos diste a beber un vino embriagador> (Salmos 60:3)

Una de las preguntas más debatidas en la actualidad es si el alcoholismo es un pecado o una enfermedad. Para resumir la discusión y la controversia, digamos que es ambos. El alcoholismo es un enfermedad, pero un alcohólico es también responsable de decidir si beber o no y de aceptar o rechazar la ayuda que necesita.

Como ayudar a su esposo

El primer paso a seguir es conocer acerca del Alcoholismo, documentarse, leer, pedir material en un grupo de Alcohólicos Anónimos. No Hay atajos. Ustedes tienen un problema mayor en su familia y probablemente ha tratado de manejarlo de varias formas.

Puede haber tirado todo el alcohol de la casa, rogado, regañado, gritado razonado, pedido a otros que no le den bebidas, amenazado con separarse o divorciarse, mantenido un record de cuanto bebe, haberle buscado y quitado el dinero y nada Funcionó. Estos métodos no ayudan.

Los tres pasos más importantes que pueda dar son la confrontación, indiferencia e intervención.

La confrontación no tiene nada que ver con el juicio. Esta señala las realidades y trata de su relación hacia su esposo; el propósito es salvar el amor, sanar la relación y ayudarla a crecer.

Ciertas cosas necesitan evitarse para ayudar a su esposo. Si usted hace cambios, no explique por qué, no trate de ser su terapeuta, no le pregunte por qué hace lo que hace y no dé ultimátums que no está dispuesta a cumplir.

Confróntelo cuando crea que su bebida esta afectándola a usted y a sus hijos, el mejor momento suele darse por la mañana, pero jamás trate de hablar con el cuando esté bajo la influencia del alcohol.

Sea realista y vaya al grano inmediatamente, dígale lo que hizo y cómo usted se siente sobre eso.

No moralice, no le predique o le dé ninguna predicción para el futuro, omita sus propias opiniones y conclusiones, no repita, no importa si su esposo lo reconoce, si la oye o no, su tono de voz es la clave. Si usted es moralista y emite juicios, lo ha perdido; no exprese enojo o temor y manténgase lo más neutral posible.

Si su esposo la acusa de enojarse, no entre en argumentos ya que este no es su propósito. No le mencione las promesas que él ha hecho para recordarle que usted espera que las cumpla y puede recomendarle el grupo de Alcohólicos Anónimos, pero no lo regañe. Esté segura de que tiene la información a mano por si resulta interesado en responder a su sugerencia.

Cuando haga algo que aprecia, afírmelo ya que el necesita sus halagos y que las cosas que hace bien sean reconocidas y reforzadas.

Si su bebida le ha creado un conflicto o problema laboral o con alguna persona, no lo rescate y manténgase al margen, déjelo manejar las consecuencias de sus acciones.

La indiferencia se puede decir que es amor firme y que es parte de su proceso de cambio, esto tiene que ocurrir e Involucra disminuir el exceso de compromisos emocionales con su esposo y las situaciones en las que él la ha mentido.

No significa que deje de amarlo ni de cuidarlo, aunque él pueda interpretarlo así, déjelo experimentar todas las consecuencias negativas de sus comportamientos. Esto es compasión, no crueldad, se refleja en su rechazo a taparlo otra vez.

Si se mete en problemas con la policía, déjelo, si es detenido por manejar borracho, no lo saque de la cárcel por un tiempo, esto puede llegar a hacer maravillas. Muy importante, no soporte nunca ningún abuso físico o verbal.

Intervención. Hace años las ideas respecto al alcoholismo se encaminaban más a condenar antes de buscar ayuda. El advenimiento del proceso de intervención, sin embargo, ayuda a aumentar las posibilidades de salir del problema y hace que esto ocurra más rápido.

Aquí se expone una descripción de lo que es una intervención, según Overcomes Outreach Inc., el cual es uno de los hermosos ministerios dispuestos a ayudar con el alcoholismo y otros problemas de adicción.

La intervención generalmente es exitosa sólo cuando se realiza con la ayuda de un consejero profesional que esté especialmente entrenado en la técnica de la intervención. Los miembros de la familia NUNCA deben pensar que pueden conseguirlo por ellos mismos.

Las emociones también están involucradas, haciendo que la objetividad sea algo casi imposible de alcanzar. Aunque sea difícil y penoso para una persona químicamente dependiente, a menudo es el mejor favor que podríamos hacerle, y también el que puede salvar su vida.

Usted no puede enfrentar más las vanas amenazas que nunca fueron cumplidas. Tiene que preguntarse: << ¿Qué estoy dispuesta a arriesgar para salvar la vida de esta persona?>> Después ofrézcale que ELIJA ya sea el aceptar la ayuda, o posiblemente perder su trabajo, su casa e incluso su familia.

Los miembros interesados de la familia, amigos cercanos, vecinos, así como el empleador y algunos compañeros de trabajo del alcohólico se reunirán con el profesional, generalmente en el lugar donde se lleva a cabo el tratamiento.

La confrontación es planeada cuidadosamente y ensayada durante varias sesiones sin el conocimiento del alcohólico. Juntos planearán la estrategia para ayudar a que el alcohólico reconozca cómo su enfermedad lo ha afectado a él y a quienes lo aman.

Después, en el momento designado, el alcohólico es invitado por alguien cercano para ir solo a una sesión con un consejero profesional.

Mientras tanto, las personas significativas en su vida ya se han reunido en el lugar acordado. En este encuentro sorpresivo, el alcohólico es recibido por las personas más cercanas a él.

Un esfuerzo concentrado se ha hecho en un lugar, para hacer que el alcohólico este totalmente conciente de lo que ha causado su verdadera condición.

Durante estas sesiones, cada persona debe asistir preparada con una lista de ocasiones específicas en las cuales ha sido lastimada, abochornada o enojada por el comportamiento del alcohólico.

Durante todas estas reuniónes estratégicas el enojo y las palabras hirientes tienen que ser reemplazadas por declaraciones reales, desnudas, pero dichas amablemente.

Cueste lo que cueste traer al alcohólico a las puertas de este primer encuentro, vale la pena el esfuerzo. Algunas veces funciona invitarlo a que venga a escuchar lo que le ha ocurrido a otro conocido.

 

 

Basado en un artículo del Libro: Preguntas que las mujeres hacen en privado
Autor: Wright, H. Norman
Editorial: Unilit

 
Volver Arriba Volver a la Sección Familia
 

 

 
Ingresa tu dirección de correo y suscríbete a TuAmigoJesus.com
Tu correo electrónico:
Consultar Novedades
 
 

 

 
 
 
 
Sigue a TuAmigoJesus en Twitter
 
  HombresMujeresNiñosJóvenesFamiliasParejasNotas EspecialesCartas de AmorConsejeríaBiblia DigitalHumor CristianoTu OpiniónTu Oración de FeContáctanos  
   

Diseño
®

Ministerio Centro Bíblico Cristiano Tu Amigo Jesús
www.TuAmigoJesus.com © 2011-2012
www.TuAmigo.tk © 2008-2012 Todos los Derechos Reservados

Última Actualización: